Recordando viejos tiempos

vax

De vez en cuando, uno mira hacia atrás y se da cuenta de la cantidad de tiempo que ha pasado desde que comencé en este negocio. Para hacer frente a la nostalgia no hay nada mejor que intentar resituarse en el pasado. Mis comienzos profesionales en este mundo de la TI (a finales de los 80) fueron como programador Ada en un entorno VAX/VMS, en concreto, la máquina que teníamos, por aquel entonces, era un MicroVAX 3xxx. Vamos algo del tamaño de una lavadora y que costaba unos 100.000$ de los de entonces.

microvax36

Guardo un cariñoso recuerdo de aquel sistema operativo que, entre otras cosas, conservaba las distintas versiones de los ficheros editados, sus comandos no distinguían entre mayúsculas y minúsculas, tenía un maravilloso editor de texto (frente a vi o emacs) y una ayuda aún mejor. En medio de este ataque de nostalgia decidí investigar si era posible emular la arquitectura hardware y montar una máquina, en principio virtual, VAX/VMS en mi entorno casero.

Descubrí, para mi sorpresa, que el sistema operativo sigue vivo y, al parecer en uso, en muchos sitios y que ha sobrevivido a la desaparición de Digital Equipment Corporation (DEC) empresa que, en los avatares de la crisis económica de principios de los 90, empezó a perder mercado y fue, posteriormente, incorporada a Compaq y, finalmente, a HP. HP ha seguido manteniendo y comercializando el sistema operativo (OpenVMS) y, proporciona, de forma gratuita, licencias de OpenVMS para aquellos que (como yo) tienen un interés meramente lúdico en la plataforma (OpenVMS Hobbyist Program). La página web de este programa está enterrada en la web de HP y, la verdad es que se hace difícil llegar a ella.

Descubrí, además, que es factible hacer que el OpenVMS se ejecute sobre un simulador que, a su vez, puede ejecutarse en una Raspberry Pi. Parece increíble, un entorno de centenares de miles de dólares de hace 30 años se puede ejecutar en una máquina de 30€.

Ni corto ni perezoso voy a recapitular lo que necesito para montarlo y me pongo a ello:

  • Una Raspberry Pi (tengo una 3 nuevecita)
  • Una tarjeta micro SD (voy a usar una de 16GB)
  • Una imagen de Raspbian (me la bajo de aquí)
  • Descargarme SimH e instalarlo en Raspbian
  • Obtener una imagen de OpenVMS y hacerla correr en Simh

Voy a hacer una serie de posts describiendo estos pasos y vamos a ver a dónde llego. Repasando los puntos anteriores, veo que los tres primeros son sencillos. El cuarto, a priori, implica bajarse el código fuente y compilarlo en la Raspi, complicado pero factible. El quinto me preocupa porque, por más que busco necesito dos cosas que no encuentro en Internet:

  • Una imagen del sistema operativo
  • Una licencia que, a priori es necesaria para que se ejecute.

Empezaré por el último paso porque es el que supone un reto más importante.

Por último, esta entrada, como todas las del blog las escribo para mí, para acordarme de lo que hago y poder reproducirlo así que no tengo ninguna pretensión de precisión. La información, amigos, es “as is”.

Anuncios

Autor: dotorqantico

Químico y escéptico, me gusta la ciencia, la lectura, el golf y el ciclismo.

3 comentarios en “Recordando viejos tiempos”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s