Revitalizando un antiguo PC

Una de las causas de que haya estado un cierto tiempo alejado sin publicar nada es que, a 31 de diciembre, dejaba la compañía donde he trabajado los últimos 27 años. La verdad es que la dejo en unas condiciones magníficas y, en ese aspecto, no tengo ninguna queja. En la empresa me han dejado llevarme el PC corporativo que tenía, eso sí, tras el preceptivo borrado de los programas licenciados y formateo del disco duro.

El PC en cuestión es un Dell Latitude E5430 que trae un I5 a 2,60GHz y 4GB de RAM. La batería todavía aguanta aunque está empezando a pedir oxígeno. El resto supongo que es bastante estándar.

Latitude-E5420

El PC lo voy a emplear para trastear un poco incluyendo practicar pen-testing pero, para esos menesteres, prepararé un pincho USB con Kali. Para aprovecharlo como PC de sobremesa, tenía en mente instalar otro desktop Linux.

Lo primero que me voy a plantear es actualizar el hardware, en especial, ampliar la memoria RAM y cambiar el disco duro por un SSD. Este último cambio, además de proporcionar velocidad, va a permitir reducir la necesidad de potencia y alargar, si es posible, la vida de la batería.

Encontrar el disco SSD fue fácil, me acerqué al MediaMarkt y estuve mirando un poco que es lo que tenían y, al final, me compré un Toshiba OCZ TL100 de 240GB (76€). No es un prodigio de velocidad pero creo que va a cumplir con lo que se espera de él.

toshiba-ocz-tl100-240gb-box

Lo de la RAM ya es otra historia. Después de un peregrinaje por distintas tiendas he visto que nadie la tiene en stock y que el precio de los dos módulos de 8GB supera los 120€. Así que la solución será comprarla on-line en un par de meses.

Nunca he cambiado el disco duro de un portátil así que no se que es lo que me va a esperar. La idea de este post, es ir recogiendo el relato para poder volver a hacerlo. Antes de ponerme con ello, visualizo un par de videos en Youtube para, por lo menos, saber como abrir el cacharro.

SL270304

El primer paso es quitar la batería. Este parece sencillo. y no requiere ni esfuerzo ni herramientas.

SL270306

A continuación procedo a sacar la tapa posterior. Parece que está sujeta únicamente con dos tornillos. Sin ningún esfuerzo, una vez liberados los tornillos, la tapa se retira con facilidad y puedo ver tanto la memoria como el disco duro.

SL270307

El disco duro tiene una solapa de plástico transparente de la que tengo que tirar para sacarlo. Primer intento y ni pá dios. Con las gafas de leer puestas me doy cuenta que hay cuatro tornillos que retirar.

SL270310

El propio disco duro, está fijado por cuatro tornillos a una carcasa. Se trata de un Seagate Momentus Thin de 320GB.

SL270313

Una vez desembalado el SSD me pongo a montarlo en la carcasa y luego en el espacio correspondiente del portátil. La primera en la frente, lo he montado en la carcasa al revés y ahora no entra. De nuevo a desatornillarlo de la carcasa y darle la vuelta. Pasadas estas tribulaciones, consigo montar el disco duro, montar la tapa trasera y verificar que la BIOS reconoce el nuevo disco duro.

SL270315

Listo el equipo para la instalación del software. Voy a instalarle un sistema operativo Linux, en concreto la distribución LXLE Desktop version 16.04.1 que está basada en Lubuntu.

Despliegue

Tal y como comenté, adquirí un servidor de segunda mano para montar mi lab casero. Con un día de retraso, respecto a la fecha esperada, ha llegado el servidor. Sabiendo que llegaba, aproveché el tiempo para comprar las cosas que necesitaba:

  • Dos discos duros (Western Digital azules de 1TB, aproximadamente 110€)
  • Una PDU con protección de sobretensión e interruptores individuales (no hay que escatimar en cosas importantes)
  • Un par de pinchos USB para cargar las imágenes a arrancar.

El servidor llega bien embalado y su aspecto es bueno para tratarse de una máquina, probablemente, muy currada:

caja

caja2

caja3

Ahora toca ponerse a montar los discos duros, realizar el cableado, montar la conectividad y abordar la instalación y configuración inicial del sistema operativo.

Otro problema adicional es pensar cómo lo voy a colocar en la habitación, al tratarse de un servidor pensado para bastidor, su situación ideal es, obviamente en un bastidor y, en mi casa, no tengo un bastidor así que la idea es hacerle un sitio y colocarlo verticalmente (ya veremos como lo sujeto).

El servidor viene sin cable de alimentación (ya lo sabía) y, afortunadamente, de esos tengo bastantes en el almacén. Los discos duros son lo siguiente, saco dos de los caddies y desembalo los discos duros y los monto en los caddies. Afortunadamente los discos duros traen los tornillos necesarios y todo parece perfecto:

caja4

Pero, tenemos un problema, los tornillos de los discos duros tienen la cabeza redonda y los caddies no entran en las bahías. Afortunadamente, en uno de los restantes caddies, envueltos en un papelito, vienen tornillos de cabeza plana suficientes para poder montar los discos duros y ahora la operación culmina con éxito.

En posts subsiguientes trataré de como monté la conectividad física y de la instalación de vSphere.

Cambio de planes

Estaba escribiendo esta bitácora para mantener un registro de las cosas que hacía en un entorno lab basado en virtualización. Tras no pocas consideraciones y, teniendo en cuenta las limitaciones en cuanto a hardware disponibles, tomé la decisión de comprar una máquina para el entorno lab. En este sentido, valorando distintas alternativas aterricé en alguno de los anuncios que en eBay tiene, la tienda británica Bargain Hardware y viendo las posibilidades me compré un servidor.

El servidor  que va a dar soporte a mi lab, a partir de ahora, es, ni más ni menos, que un Dell PowerEdge CS24-NV7:

dell-cs24-nv7-cloud-server-amd-2373-21ghz-64gb-perc-6i-4-x-1tb-

Se trata de un servidor pensado para bastidores que porta dos procesadores AMD Opteron 2373 a 2,10 GHz con cuatro cores cada uno y 32GB de RAM. A priori, no se trata de un modelo de catálogo sino de un modelo especial construido de acuerdo a las especificaciones del cliente (¿Facebook?). El angelito viene sin discos duros pero, puesto en casa, me sale por 134 libras esterlinas, unos 190€ al cambio. A esto hay que añadirle el coste de 2 discos duros y, espero, con la inversión de unos 300€, tener la infraestructura necesaria para soportar mis cacharreos.

Mientras llega el pedido, dedico mi escaso tiempo libre a planificar el despliegue del monstruo.

El primer dilema que me planteo es qué hipervisor voy a instalar. Las opciones son:

En principio me inclino por vSphere, más que nada por la facilidad de gestión y porque arrastro la (escasa) experiencia en VMWare Workstation que (espero que) de algo servirá. Investigando en la web de VMWare descubro que los procesadores que monta el equipo comprado no están en la lista de compatibilidad de hardware (HCL) de la versión 6 de vSphere así que me descargo la versión 5.5.

Paralelamente, buceando en Internet descubro una serie de problemas que tienen estos servidores, fundamentalmente con el adaptador de red pero, como soy una persona confiada sé que a mí no me van a pasar.

Otro problema adicional es la conectividad. El cacharro viene con una NIC dual y, en la habitación donde pretendo que resida la conectividad es, exclusivamente, a través de la WiFi doméstica y no tengo ninguna intención de ponerle una tarjeta WiFi al cacharro así que hay que pensar en una solución de conectividad que ya contaré en otro post.

Hasta aquí la planificación continuaré con la instalación física cuando llegue el pedido.